1. Haz clic en la cantidad que deseas donar
  2. Ingresa tus datos
  3. Aprueba tu generoso aporte

El Albergue Animal comenzó a apostarle desde hace cuatro años a disminuir la cantidad de animales callejeros por medio de campañas de esterilización.
Mensualmente realizan 125 cirugías para perros y gatos, reportadas a la Dirección Territorial de Salud de Caldas. Según Élkin Castillo, administrador del Albergue de Villamaría, esto convierte al Municipio en abanderado en Caldas, después de Manizales.
El albergue animal comenzó a funcionar este año en el predio El Reflejo, ubicado en la vereda La Floresta, a 20 minutos del casco urbano. Antes operaba en las fincas San Miguel y Guaduales, de la misma vereda.

 

Campañas

En lo corrido de este año han entregado 300 animales en adopción, por medio de campañas que hacen con la Fundación Huellitas Indefensas.
La manutención de los animales, así como el pago de los cuidadores, corre por cuenta de la Alcaldía Municipal.
La esterilización es el programa bandera, y ofrecen también servicios de vacunación, consulta externa, desparasitación y limpieza de uñas y oídos. También dictan charlas sobre protección animal en instituciones educativas.
En los cuatro años de funcionamiento han hecho 3 mil 516 esterilizaciones para perros y gatos, según sus registros. A principios de septiembre pasado hicieron una campaña de esterilización en el parque recreacional Villa Diana, en la que atendieron 350 animales. En lo que resta del año proyectan hacer 500 pequeñas cirugías más.

 

Ver la noticia completa en www.lapatria.com/

Ver el video

"Los Derechos Animales son ahora el mayor problema de justicia social desde la abolición de la esclavitud."

Impresionante discurso sobre Derechos Animales que puedas ver y compartir. A cargo de Philip Wollen, un australiano exalto cargo de una corporación internacional, que eligió el veganismo y el activismo en defensa de los animales.

Una ventana en forma de ojo de buey separa un pasillo del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) de la zona de barrera de su animalario. Se trata del área de mayor seguridad del espacio en el que habitan los cerca de 20.000 ratones que se usan para las investigaciones que se llevan a cabo en este centro puntero galardonado con el distintivo de excelencia Severo Ochoa. Para acceder a ella, hay que quitarse la ropa, ducharse y vestirse de nuevo con un traje especial, patucos, gorro, guantes y mascarilla.

Pero tanta seguridad no es para proteger a los investigadores de posibles infecciones portadas por los ratones, sino para proteger a los ratones de lo que pueda portar el investigador. «Cada uno de los ratones que tenemos en este área es único. Si los perdemos tiramos un patrimonio único y muchos años de trabajo», explica Lluís Montoliu, investigador de este centro del CSIC.

Montoliu trabaja con enfermedades raras. Utiliza cerca de 2.500 ratones para entender mejor trastornos como el albinismo y desarrollar terapias para un futuro tratamiento. Pero él, al igual que otros muchos colegas suyos, tiene la sensación de que las potentes campañas de los grupos animalistas han calado en la sociedad un mensaje sesgado que ha provocado un rechazo social a la investigación con animales.

Ver la noticia completa en http://www.elmundo.es